Bakkaris es un portal de reseñas, historia y noticias sobre el apasionante mundo de la perfumería.
Perfumes de diseñador

Drakkar Intense

Desde luego, y no descubro la pólvora cuando les adelanto esto, tanto la primitiva Drakkar como su exitoso «flanker», Drakkar Noir, son ya por derecho propio iconos de la perfumería selectiva. Drakkar vería la luz a principios de los setenta, convirtiéndose en uno de los fougère masculinos más renombrados, marchamo que su afortunada derivación, que devendría en total éxito de ventas, a partir de 1982, Drakkar Noir, se encargaría de refrendar. Drakkar Noir es el estandarte indiscutible de Guy Laroche, pergeñado por el perfumista Pierre Wargnye, hoy comercializado por el omnipresente y poderoso grupo L’Oréal. Drakkar Noir ha ganado innumerables premios, como el FiFi de 1985 a la «Fragancia masculina más exitosa» y, en 2010, el premio «Hall of Fame, Men’s» de los Canadian Fragrance Awards. Sus ventas se han mantenido más o menos estables desde su aparición, alcanzado su cénit en 1991, cuando se coronó como la fragancia selectiva para hombres más vendida en todo el mundo.

Me voy a centrar en Drakkar Noir, si les parece, pues es la que persiste en los lineales de las tiendas, siendo un perfume canónico típicamente fougère, connotado de resabios aromático, con sus notas características plenas de hesperidios jugosos, con su notable bergamota, romero, lavanda, cardamomo y geranio, que coadyuva a acrecentar su astringencia. Finalmente, la composición descansa en su cimentación herbosa y amaderada, con vetiver, cedro y abeto. Cómo no, mentar el aporte exagerado de dihidromircenol, muy prominente, un odorante sintético con un carácter floral cítrico metálico, típico de las fragancias de la familia fougère. En comparación con la fragancia Drakkar original, Drakkar Noir es más oscura, con notas de cuero y pachulí de las que carece la original. Drakkar Noir es el heraldo insoslayable de los fougère frescos, aromas de barbería en puridad, masculinos y algo rudos, típicos de la década de los ochenta. Estas características se ven reflejadas en las campañas publicitarias que ha ido mostrando la compañía a los largo de estas décadas, destacando la figura varonil y algo ruda de sus modelos, acompañada de eslóganes más o menos afortunados, como el ya famoso que pueden ver bajo estas líneas, «la dulce violencia de un perfume de hombre»:

Y años después nos llega esta nueva iteración del clásico, un novedoso «flanker» que viene a completar la línea, o al menos eso creíamos, pero que, para mi tristeza, sólo supone el último clavo en el féretro de la historia de esta magna saga de la perfumería moderna. Drakkar Intense ejemplifica todo lo malo de la industria: falta de imaginación, carácter derivativo, paradigmas trasnochados, autorreferencialidad rampante, entre otras fallas. En esta composición, además, comprobamos la flagrante incapacidad de la composición para persistir, su pobre desempeño, su evanescencia programada en las notas de salida, conformadas por un aburrido acorde cítrico y herboso, que precede a la lavanda, muy convencional. El suelo de esta cosa es un solado de linóleo sintético deplorable. Y el caso es que no huele mal, siendo evidente su inspiración en otros fougère muy reconocidos, pues hay elementos de Drakkar Noir, eliminando su nota mentolada, y también rudimentos símiles olfativos que nos llevan a Azzaro pour Homme Intense . Todo ello podría colocarla un poco más arriba en mis referencias, pero es que, al menos en mi piel, su rendimiento es pésimo. Su originalidad nula. Su tiempo tampoco es este. Es inactual, manida, trillada, extemporánea, anticuada y anacrónica. Un residuo de otros tiempos.

Join the discussion

  1. Norma Gamarra

    Excelente trabajo

  2. Derrota

    Una gran oportunidad perdida por Guy Laroche/L’Oréal para carapultar este flanker de la icónica fragancia Drakkar a una fragancia para hoy en día.
    Es imposible que triunfe en un mercado actual tan exigente con una fragancia tan poco original y encima sin desempeño ni proyección… que pena, la esperaba como agua de mayo pero, la dejaré pasar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

EnglishFrenchSpanish